lunes, 18 de mayo de 2015

Al envejecer, los hombres lloran, de Jean-Luc Seigle

" Y descubrió que la felicidad no era ese estado de beatitud que había imaginado, la felicidad era un presagio, el presagio del bien, de la misma forma que la desdicha era el presagio del mal"

"Conocía a un tipo, Armand Delpastre, que había vivido con una bala alemana en el cerebro y que decía todo el tiempo "A mí, el metal me conoce bien" y luego se marchaba riéndose a carcajadas mostrando sus dientes de oro. Un tipo gracioso, Delpastre. Todo fue bien hasta que el día en que la bala, ya en tiempos de paz, terminó su trayecto. Un solo milímetro bastó para matarlo mientras dormía. En Albert, una bala imaginaria se había instalado cerca del corazón"

"A decir verdad, no le gustaba más la abundancia que la penuria. Sabía que la tierra daba en medida de lo que se la trabajaba, ni más ni menos. Entonces, cuando el cerezo que su abuelo había plantado se cubrió de cerezas hasta poder hartar en dos semanas tanto a hombres como a pájaros, fue el único que comprendió que el árbol no tardaría en morir"


9 de julio de 1961, el calor abrasa a los ciudadanos de una pequeña aldea francesa en la que todos se conocen. Albert Chassaing, protagonista de la novela trabaja en una fábrica de neumáticos, su mujer cose para la calle. La actitud ante la vida de ambos es opuesta. Suzanne está inmersa en un bovarismo latente que espera aflorar. Albert recuerda el caso de quien vivió durante años con una bala insertada a unos milímetros del cerebro y siente tener una  bala similar alojada a un milímetro del corazón. La idea de suicidio presiona la bala más cerca del centro neurálgico del órgano vital y amenaza con penetrar el lugar certero que le quitará la vida. Pero Albert quiere hacer las cosas bien.

La idea de progreso es también distinta para ambos y aparece representada en forma de un televisor; el primero en llegar al pueblo. Albert, acostumbrado a la rutina de la fábrica y la vida en el campo se muestra escéptico, parece que el televisor abre una veda por la que Albert no puede caminar. Se produce así la expresión de inadaptación del protagonista ante un mundo nuevo que le inquieta. A pesar de todo, Albert quiere hacer las cosas bien.

Una reunión organizada por  Suzanne entre los más allegados de la aldea con el propósito de ver a su hijo, alistado como soldado en Argelia provoca que Albert, ante las imágenes, recuerde el deshonroso episodio que le tocó vivir en la línea de Maginot y que compare las personalidades tan distintas de sus dos hijos: el que lucha en Argelia en una guerra absurda y sin propósito y el que cada noche, bajo las sábanas, devora libros y se apasiona por Balzac. Albert no llega a entender la atracción por la literatura de su hijo pero trata de comprenderla, intenta una vez más hacer  las cosas bien.

En este pequeño libro que transcurre en un solo día, la figura de Albert Chassaing es determinante, un idealista rudo con manos manchadas de grasa y de tierra que intenta comprender pero que se siente alejado de la realidad que le toca vivir, que es capaz de admirar la pasión por lo que nunca ha experimentado sin llegar a comprenderla del todo, de manos fuertes y nervudas capaces de atrapar un pájaro sin que este perciba el mínimo atisbo de fuerza sobre su plumaje, y sin embargo,  Albert  alberga  una bala encajada muy cerca del corazón que los hechos van acercando letalmente hacia el centro . Hasta el final, Albert hará las cosas bien.

27 comentarios:

  1. No pinta nada mal!!! Me lo apunto en mi interminable lista de pendientes. Pero, ¿por qué el día no tiene más horas, eh? A ver, por qué... Saludos desde locura de lectura

    ResponderEliminar
  2. Quiero saber qué pasa con esa bala! Y cómo Albert hace las cosas bien :) Me gusta, me lo llevo. Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Vi una reseña de esta novela en otro blog y me encantó. Claro, aún no he encontrado el tiempo para leerla, pero caerá. Un día.
    saludos

    ResponderEliminar
  4. Oh, parece más un relato que una reseña :) debo decir que me ha inquietado sobre todo hacer las cosas bien....

    La bala que no llega, el progreso que se interpreta de distintas formas, un día que da tanto de sí y... como parece que procede, entono el mea culpa, he hecho las cosas mal, que esta novela ya me la recomendaron hace mucho y todavía no la he leído, pero sí, lo haré, no quiero tardar (se me empieza a resecar el cerebro con esto del calor) y antes de perder el resto neuronal quiero saber de Albert y sus intentos. Vale, también el bovarismo latente me ha recordado algo ;)
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Uy qué interesante, tanto la adaptación "a lo nuevo" por medio de la tv pero me llama sobre todo los pensamientos del hombre cuando compara a sus dos hijos. Y me da curiosidad que transcurra en un sólo día.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  6. Un planteamiento interesante y otro libro que no conocía pero con el que creo que podría animarme y disfrutar
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Pinta muy interesante. Me la llevo bien anotada.
    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Ya la tenía apuntada de otras opiniones que había leído. Leyendo la tuya está claro que no la dejaré pasar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Me ha gustado tu personalísima reseña. Todas lo son, sí, pero esta no sé porqué me ha gustado más, a lo mejor es que tengo yo el día tonto, jajajaja.

    Con la novela juraría que me he topado por la blogosfera, el dónde y el cuando son un misterio, pero sí que la tenía anotada. No es extensa y creo que ese microuniverso, y sobre todo la figura de Chassaing casi como guía me podría llamar. Supongo que comparto un poco esa obsesión por intentar hacer las cosas bien o, al menos, lo mejor que se puede.

    Me dejas con curiosidad, puede que me anime.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola! No conocía este libro, pero me atrae la figura de Albert, pese a su visión un tanto tremendista de la vida, siempre me atrae lo negro que lo blanco, me temo. Gracias por descubrirme el libro. Besos

    ResponderEliminar
  11. La recuerdo con mucho cariño, me encantó y Albert me parece un personaje inolvidable...el proceder con su hijo...el cariño hacia su madre...uf. Un besote!!!

    ResponderEliminar
  12. Oh, qué reseña más bonita y qué ganas de saber cómo al final Albert la lía y lo hace bien, ya verás, me voy a fiar de ti. Apuntado está. Además te ha quedado como muy poético y emotivo y me da que el libro va a ser así también.
    Besitos y feliz martes

    ResponderEliminar
  13. No lo conocía y no me importaría hacerme con él. Me ha gustado mucho la reseña.

    ResponderEliminar
  14. Tiene una pinta excelente. Sólo me falra un detalle: ¿De cuándo es la obra? Imagino que actual, ¿no? Es que el autor no me suena nada.
    Un abrazo, Yossi

    ResponderEliminar
  15. ummmm... tengo una sensación rara con tu reseña... Me gusta como lo cuentas, como lo re-escribes. Pero... ¿hay freno? ¿barrera?. Algo nos has escatimado, Yossi.
    Lo mismo me equivoco, pero es la sensación y por eso te la digo. Me voy rara. Pensativa.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Jo,... vaya argumento... Desde luego, mis propósitos de no anotar más se quedan en el fondo de un pozo oscuro. Me llama mucho la atención que la trama ocurra en un solo día. Hago memoria porque me parece haber leído un libro con ese límite temporal pero no caigo ahora. Besos.

    ResponderEliminar
  17. Vale, la reseña le da mil veces vueltas a un libro que sabes que no me convenció. El hijo pequeño estaba metido para intentar hacerse "amigo" de un tipo de lectores y la relación entre el matrimonio creo que se queda superficial. La televisión como símbolo sí que me gustó, como lo hizo y me hizo reflexionar el concepto de viudas madres frente a esposas y la recuperación de los duelos. Sin embargo creo que se le va la mano porque no logra cargar tintas de la manera adecuada.
    Salgo convencida de una cosa, me hubiera encantado leer tu libro. O tal vez fui yo la que no conecté.
    Cuando quieras, aquí o en tw, lo desarrollamos a gusto (más, porque no es la primera vez que tocamos este libro, pero anoche le di una vuelta otra vez)
    Besos

    ResponderEliminar
  18. La portada y el título ya me emocionan un poco, y tu reseña me invita a la lectura ineludiblemente. Albert quiere hacer bien las cosas, como las quería hacer mi padre, fallecido desgraciadamente no hace mucho. Me lo compraré esta misma semana.
    Besines,

    ResponderEliminar
  19. No me acabó de convencer la novela, por un lado los personajes son desiguales, mientras Albert y Gilles (añadiría el maestro jubilado de París que se instala providencialmente en el pueblo y la madre de Albert) están bien construidos y la empatía surge de forma espontánea. Suzanne y el resto de personajes parecen marionetas de lo moderno.

    Por otro lado un mensaje excesivamente claro que no deja espacio al misterio, predecible en ocasiones, y con algunos lugares comunes (especialmente el adulterio entre Suzanne y el cartero).
    Sin embargo, logra construir, a través de ese obrero de Michelín, un ser humano de una autenticidad conmovedora y esto salva la novela.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  20. Pues otra recomendación que me llevo de aquí, tiene muy buena pinta!! Me llama mucho la atención el símil con la historia de la bala.

    Besoosss!!!

    ResponderEliminar
  21. Vaya, si es que escribes unas reseñas que dan ganas de salir disparada a por los libros que recomiendas. Me apunto este, que creo que me va a encantar.

    ResponderEliminar
  22. Me lo apunto, suena muy bien. Un beso.

    ResponderEliminar
  23. A ver, Yossi... Que tu reseña sea fantástica, unida al hecho de que me lo has mandado en formato digital; súmale que Ana se ha quedado pensativa y que tus líneas se oponen a la mirada de U-to y al sentir de MientrasLeo... ¿es que hay algún motivo para que no lo lea YA?
    Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  24. Pues había visto reseñas que me habían desanimado un poco con este libro, pero la tuya me ha hecho que vuelva a colocarlo en la lista de pendientes. Creo que se merece una oportunidad.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  25. Bueno bueno... me gusta bastante lo que cuentas y lo que comentas al final me da más ganas de hacerme con la novela.
    Me lo llevo.

    Besotes

    ResponderEliminar
  26. El primer párrafo me recuerda a os que definen a la felicdad como algo que está directament relacionado con la ausencia de miedo.
    El libro me gusta, parece de esos que entretienen y reconfortan el corazoncito :)

    ResponderEliminar