lunes, 11 de mayo de 2015

La lámpara, de Clarice Lispector

" Sin esfuerzo, sin alegría- como para no detenerse en ningún sentimiento definido- apartaba la percepción y se tornaba de nuevo puro el cielo. ¿Estaría pensando profundamente (indagaba en ella una consciencia aparte. Líneas luminosas, secas y veloces trazaban su visión interior, sin sentido, escabullidas de una rendija misteriosa y entonces, fuera de su propio medio de nacimiento, débiles y tontas. Ella podía pensar en todos los sentidos; cerrando los ojos dirigía hacia dentro de su cuerpo un pensamiento de la calidad que nace desde abajo hacia arriba o de lo que recorre atravesando el campo abierto- eso no era palabra o contenido sino el propio modo de pensar orientándose.. Sería esto pensar profundamente-no tener ni tan siquiera un pensamiento que traer a la superficie"

"A veces, un deseo agudo envuelto por una ola de fresca e impulsadora felicidad, un deseo agudo de darse forma daba un pequeño grito de sorpresa en su corazón"



Ella es Virgínia, la protagonista del segundo libro de Clarice Lispector, quizás el menos comentado por ser el más críptico y sujeto a interpretaciones contradictorias. Virgínia, sucesora de la amoral Joana de Cerca del corazón salvaje y a diferencia de ésta se busca en los demás sin encontrarse. Ni tan siquiera el reflejo de su espejo le devuelve su propia imagen. En lo más íntimo de su soledad, Virgínia se encuentra a sí misma esporádicamente pero la permanente preocupación de Lispector por las limitaciones del lenguaje impiden a su personaje la expresión de su fuero interno. Virgínia se abrirá únicamente a su hermano Daniel, con el que sí logra relacionarse a pesar de la personalidad despreciable y despectiva de este con respecto a su hermana. En una serie de juegos sádicos en los que Virgínia obedece ciegamente las pautas de su hermano, Virgínia entrará en un círculo de dependencia y admiración incondicional en los que muchos ven más allá que una relación casta de hermanos y de manera reduccionista resumen el libro en una historia de incesto.

El libro va mucho más allá, trata de la batalla de Virgínia por descubrir el mundo, por aprender a vivir lejos de la granja en la que creció, arrastrando siempre la poderosa influencia que produjo en ella su hermano,  amará por inercia, se forzará a abandonar el único lugar en el que se siente a salvo, su propia soledad, su fuero interno. 

El estilo de la obra es el habitual "no estilo" de la autora. Largos monólogos internos, tramas carentes de acción en las que todo ocurre en el interior, Vírginia es un personaje de contrastes tan capaz de elevarse hacia una felicidad epifánica  como de descender a las más bajas pulsiones tratando de encontrar un equilibrio en su interior  a la vez que se siente incapacitada para sacarlo a la luz. Virgínia logra vivir en el "instante", en el "ahora" ejemplificando la constante inquietud de la autora por el tiempo. Varios personajes se unen a la trama siendo la relación o la no relación de Virgínia con estos importantes subtramas que van definiendo su psicología: los miembros de su familia, los amigos del hombre a quien "decide" amar y entre ellos uno que parece verla por dentro. Como peculiaridad intrínseca de la novela encontramos el uso de símbolos, la lámpara, un objeto que "olvida mirar" al dejar su casa para volver a la ciudad,  un sombrero que aparece en las primeras páginas y cierra la narración... así como interconexiones con las demás obras de la autora  la manera de Kieslowski en la trilogía Tres colores. Aspectos de la narración recordarán al lector a la mencionada Joana, de Cerca del corazón salvaje, a Martim, de La manzana en la oscuridad y especialmente a Macabea, de La hora de la estrella.

Como es habitual en la autora, es ella la que impone el ritmo de lectura y La  lámpara fluye a borbotones constantes pero lentos, Lispector perfila a Virgínia y le da su peculiar forma del mismo modo que el mar por erosión modela rocas con formas singulares. No es pues, una lectura fácil aunque sí igual de gratificante que otros grandes títulos de la autora.

28 comentarios:

  1. El párrafo que escogiste me remitió directamente al tipo de reflexiones de Juana, sobre todo cuando de trata de definir lo que siente en determinado momento ¿qué es lo primero, qué es lo más importante, la naturaleza del pensamiento o la precisión de la palabra? Lo agregaré a la lista, aunque este año mi ritmo de lectura está más bien algo deprimente. Ya será. Gracias por, de nuevo, darnos luces sobre tus lecturas.

    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Parece interesante, pero hoy no me llevo tu recomendación. Lo siento. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Esta vez creo que no es para mí, tengo ganas de probar con esta autora pero este título no creo que sea el más adecuado
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Tengo ganas de estrenarme con Lispector. Aunque se me antoja una lectura dura, tanto en su forma como el contenido.

    ResponderEliminar
  5. Siempre me llevo buenas recomendaciones de aquí!! Aunque lo cierto es que nunca he leído a la autora, pero creo que sin duda merecerá la pena.

    Besooss!!

    ResponderEliminar
  6. "La hora de la estrella" es precisamente mi Lispector, el que tengo ya en mis estanterías desde hace tiempo. Esperando a que me apetezca precisamente una de estas novelas con más hueco a lo íntimo para que me inicie con esta mujer. Es cierto que no suelen ser las novelas con las que más disfruto, pero me acerco más por autora, que en este caso me apetece.

    Un abrazo, Yossi!

    ResponderEliminar
  7. No sé si será el tipo de lectura que me vaya a llenar ahora mismo pero lo apunto para más adelante, que esta autora es una de mis pendientes.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Ya he descubierto a esta autora y sé a que atenerme. Es verdad que no es fácil pero lo cierto es que nos sabe atrapar. Este libro puede ser bueno para continuar con ella.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Una de tus imprescindibles, y que mi mente sin haberla leído la tiene clasificada junto a una Virginia Wolf, ¿tendrá algo que ver la elección del nombre de esta protagonista? por algo dicen que la elección del nombre es taaaan importante, jajajaja. Bueno, supongo que no, estaba de bro,a.
    Volveré por aquí cuando me decida a dar el paso. Volveré para preguntarte, ¿por qué libro empiezo? mientras tanto prefiero no anotar nada y todos.

    ResponderEliminar
  10. Todavía no me he estrenado con ella, pero por lo que dices, no creo que sea el título más adecuado para ello, lo dejo pasar pues. Un besote!

    ResponderEliminar
  11. Tú sí que erosionas las rocas, que traes a la autora un día sí, otro de nuevo (algo exagerada) para que no se nos olvide y haciendo notar que es tuya, aunque... esta vez... debo decir que haces trampa, lo explicas así y parece que no será nada complejo para terminar diciendo que no es fácil y dejarnos plancha. ¡Protesto! y también por lo de La araña o La lámpara, ¿por qué hacen eso con los títulos? ¿pretenden volvernos locos? ¿te he dicho que tengo dos libros repes de Lispector e incluso un tercero que los aúna? Aún tengo que comer manzanas para leer a Lispector pero todo se andará.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Aún no me he estrenado con esta autora y le tengo ganas.Lo intentaré con otro título.

    ResponderEliminar
  13. Llevo un tiempo peleándome con los relatos de "Silencio", algunos me gustan mucho, otros quisiera releerlos antes de terminarlos y algunos me dan ganas de arrancar las hojas y quemarlas porque no entiendo nada. Así que la lámpara de momento iba a dejarla en su sitio hasta que me has nombrado a Macabea. De momento a ver si acabo esos relatos y luego cogeremos por banda a Virginia previo descanso, que la Clarice es para cogerla de poco en poco.
    Un besito de martes ya.

    ResponderEliminar
  14. Me gusta eso de las interpretaciones contradictorias. A ver si me estreno con la autora de una vez...

    ResponderEliminar
  15. No me pillas. Este lo he leído y es justo mi estilo, esas reflexiones avanzando hacia el interior en lugar de buscando la acción exterior me parecieron magníficas
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Confieso que no he leído nada de Clarice Lispector. Tu reseña sobre "La lámpara" me ponen ganas de hincarle el diente pues por lo que dices es una buena novela de una excelente novelista.
    Da gusto leer tus entradas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Creo que no es para mi....

    Ay, no. Que no era eso lo que quería decir :) Cogí a Lispector hace unos meses. Mal momento. Malísimo. Para Lispector y para cualquier libro que intentaba leer. Preferí dejarla porque me... ¿cómo te diría?... me agitaba, me removía. Y yo estaba ya muy "arrebatada". Preferí dejarla de nuevo en la estantería. Pero ya estoy llegando al estado más adecuado para leerla. Los no estilos son mi estilo preferido. Las reflexiones, hacia dentro, hacia fuera. Lecturas que erosionan...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Tengo muchas ganas de estrenarme con la autora pero ya tengo otro título de ella apuntado y se que no debo comparme más hasta que lo lea que ultimamente estoy vaga (bueno llevo así casi el año, ays) y no salgo de la novela fácil.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  19. Por aquí vuelvo, después de larga ausencia. Que no me he olvidado de ti, que sepas. Pero tu blog y la tablet son incompatibles. Ahora con ordenador nuevo amenazo con visitas frecuentes.
    En cuanto al libro, sí, demasiado críptico para estrenarme con la autora me parece...
    Besines,

    ResponderEliminar
  20. Veo que, en la línea de Cerca del corazón salvaje, la incomunicación, la dificultad de expresarse a través de palabras, está presente también en esta novela. Parece que Lispector construye personajes femeninos muy potentes, amorales, que exploran las posibilidades que la vida ofrece. La introspección del mundo y de la autora parece que no construye una historia con sucesos, sino un avanzar a saltos que va descubriendo el alma de los personajes. Si no interpreto mal lo que indicas, veo muchas similitudes con la obra que sí he leído.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  21. Tengo varios libros de la autora marcados en fluorescente, pero supongo que hay que tener un estado mental adecuado para entrar en su prosa. Esta no es su obra que más me llama, pero me guardo el nombre por si acaso. 1beso!

    ResponderEliminar
  22. ¡Hola!
    A mí me llama bastante, así que espero poder leerlo pronto.
    Muy buena reseña.
    Nos leemos. =)

    ResponderEliminar
  23. Tiene una pinta estupenda! Voy a mirar más libro de la autora que desconocía totalmente. Saludos.

    ResponderEliminar
  24. Me pillas con la autora, no he leído nada suyo, pero no se si esta historia es la adecuada para empezar, creo que me animaré con Cerca del corazón salvaje antes. Como siempre, me encantan tus reseñas. Besos ;)

    ResponderEliminar
  25. Bueno, tú sabes que tengo una deuda pendiente con esta escritora y con otro título...Prefiero ese otro que tú sabes antes que este, de momento. Mira que me tengo dicho que tengo que leerla pero no encuentro el hueco. Por cierto, no vengas a la Feria.. estamos muertos de calor... :( Besos.

    ResponderEliminar
  26. La buscaré a ver, no he leído nada suyo =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  27. No estoy ahora mismo para lecturas difíciles, pero tengo que estrenarme con esta autora. Será en otro momento. Y no me importaría nada hacerlo con este título.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  28. ¡Hola!
    Buena entrada. Me gusta mucho tu blog ^^
    Ya te sigo, y te dejo mi blog para que te pases. Nos leemos ^^
    http://elrincondefantasiaypapel.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar