lunes, 20 de octubre de 2014

Paludes, de André Gide

<<Ese día escribí para Titiro:
     "ni siquiera me siento melancólico, soy Titiro y solitario y me gustan los paisajes y los libros que no me distraen de mis pensamientos. Porque mi pensamiento es triste, es serio y cuando estoy con otros incluso sombrío. Mi pensamiento es lo que más amo de todo y es porque cuando lo atravieso busco sobre todo llanuras, estanques sin sonrisa, landas. Lo atravieso despacio" >>
"Cuando un filósofo responde, ya no comprendemos  en absoluto lo que habíamos preguntado"

"La percepción comienza en el cambio de sensación"

"La aceptación del mal lo agrava, señores- se convierte en un vicio que empieza a deleitarnos"


Cierto es que el primer acercamiento a Gide con El inmoralista y con La Sinfonía Pastoral no estuvo a la altura de mis muy, lo confieso, altas expectativas. No sé muy bien qué me llevó a la lectura de Paludes, las sinopsis que encontraba hablaban sobre todo de una historia relacionada con el Titiro de las Bucólicas de Virgilio, lo cual es cierto pero hay mucho más en este librito, segundo en la bibliografía del autor, que referencias intelectuales que pueden parecer a priori densas o signos inequivocos de rasgos de estilo pretenciosos.

El protagonista del libro es un escritor sin nombre en plena creación de una suerte de diario, Paludes,  que narra "la historia de un soltero que vive en una torre de la que no sale nunca" Poco más hace nuestro protagonista, además de reunirse con Angèle, que no ve sentido a la obra del escritor y relacionarse con la élite literaria del París de finales del siglo XIX.

Hay por lo tanto un fuerte contraste entre la contemplación bucólica del Titiro que habita la torre en la obra del escritor y sus encuentros mundanos con los intelectuales de la época. El escritor se bifurca, se vierte en reflexiones e ideas en su libro a la vez que intenta vincularse al entorno que por su posición le corresponde.

No ocurre demasiado más. La acción es casi inexistente porque esta antítesis representada en el escritor, el mundo frente a su obra, sirve de brillante sátira sobre las convenciones sociales y el mundo interior de quien, arrastrado por la ataraxia social, sigue escribiendo por tener algo que hacer, por crearse un propio mundo del que él mismo tiene las riendas, por alejarse de lo que se espera de él con una determinación   que ni siquiera las duras críticas de Angèle lograrán quebrantar.

Monólogos interiores, diálogos que rozan lo cómico... una novela de contrastes escrita durante un periodo en el que Gide pasaba por una época depresiva. Parece como si el propio Gide intentara refugiarse en su escritor creado que a su vez se refugia en su torre, en su soledad, apartado de lo mundano.

 Gide llega a la profundidad existencial mediante reflexiones que oscilan desde líneas narrativas que disertan sobre la insignificancia de la vida, las relaciones humanas o incluso la infidelidad entremezclando el tono introspectivo con diálogos de un humor agudo. Los diálogos entre Angèle y el protagonista en los que suele resurgir el pragmatismo inconsciente de Angèle, que el escritor no llega del todo a comprender, son el mejor ejemplo.

Una novela corta, muy corta pero con mucho jugo, diferente a las otras dos que he leído del autor y que recomiendo muy encarecidamente por su originalidad.


lunes, 13 de octubre de 2014

Hoy hubiera preferido no encontrarme a mí misma, de Herta Müller

"Estoy citada. El jueves a la diez en punto. Cada vez me citan más a menudo. El martes a las diez en punto. Miércoles o lunes, como si los años fueran una semana. Ya me sorprende que, después del verano tardío, pronto sea otra vez invierno.

En el camino al tranvía cuelgan otra vez los arbustos con las bayas blancas entre las vallas. Como botones de nácar que estuvieran cosidos por debajo, quizás hasta dentro de la tierra. O como diminutos panecillos. Para las cabezas blancas de pájaros de pico curvo son demasiado pequeñas esas bayas blancas. Pese a lo cual debo pensar en cabezas blancas de pájaros, y eso produce vértigo. Mejor pienso en manchas de nieve en la hierba, aunque ahí uno se pierde, y pensar en tiza adormece.

El tranvía no tiene horarios fijo. Me parece que está llegando, si no es el susurro de los álamos de hoja dura. Ya esta aquí, hoy quiere llevarme enseguida."



Salir, escapar, huir, respirar fuera de dos puntos, de un recorrido en el que ni la partida  ni el destino permite la plena oxigenación de los pulmones. Dos puntos de dos caminos paralelos: el primero, físico, del inhóspito hogar a una fría oficina; el segundo temporal; de un pasado  desesperanzado después de un intento de mejora a un presente inalterable, estancado, en el que cualquier expectativa de cambio es una promesa de aire puro. ¿Qué no haríamos ante la amenaza de asfixia?

Opresión en el pecho, en el país bajo el régimen tiránico de Ceaușescu, una joven que trabaja en una fábrica de ropa que será exportada cose mensajes para que así lleguen al exterior del país, ese es su crimen. El camino que debe recorrer acaba en una oficina en la que un funcionario del estado déspota que representa el régimen la presionará y  le oprimirá las vísceras con las tenazas del miedo. Durante el trayecto, la joven, con el fuerte presentimiento de que este interrogatorio será peor que los precedentes, rememora su vida, la de los que conoce, piensa en el "hoy", en el "ahora" sin futuro y desea con todas sus fuerzas no haberse encontrado a sí misma en ese "hoy", en ese "ahora". Reflexiona sobre la esperanza que un día hubo de huir, de un sueño de libertad frustrado y observa los objetos, a los demás, a lo que la rodea; todo es símbolo de la miseria y del totalitarismo en el que vive inmersa. Vivir con miedo es vivir a medias o no terminar de morir, la libertad es el único remedio revitalizante capaz de completar la vida, sin embargo,  un paso en falso capaz de consumar la muerte.

El realismo exacerbado prima en esta obra de la genial escritora procedente del Banato rumano durante el régimen de Ceaușescu en el que el lirismo que define su estilo desciende un grado para dar paso a un grito desesperado de libertad. El simbolismo habitual de la autora sigue estando presente, sobre todo en las evocaciones que se van entrelazando con el presente a modo de recuerdos y observaciones que reproducen el fluir natural del pensamiento. Junto a La bestia del corazón y los relatos recopilados en En tierras bajas, Hoy hubiera preferido no encontrarme a mí misma es un testimonio realista y crudo narrado en el estilo personalísimo y magistral de una de las mejores autoras de los últimos tiempos.

lunes, 6 de octubre de 2014

La familia Máshber, de Der Nister

"El día de entierro amaneció hermoso y soleado. Adondequiera que se mirara hacia arriba, el cielo se veía azul y despejado, sin el menor resto de nubes en toda su vasta extensión. Era uno de aquellos días en los que se antoja abrir puertas y portales para dejar salir cualquier resquicio del invierno que aún persista y contemplar su desaparición como una fina voluta de humo en un alejado extremo del cielo... Cierto que las personas de mayor edad aún iban envueltas en sus abrigos de invierno, pero incluso ellos ya no se abrochaban los botones. Y qué decir de los niños a quienes parecían creerles alas en la espalda. Estos no querían saber nada de la ropa de abrigo y salían a la calle aquel día con una vivacidad y una ligereza desenfrenadas, lo que causaba la impresión de que en cualquier momento echarían a volar como una bandada de golondrinas, en diagonal, describiendo curvas hacia arriba o hacia abajo con la loca agitación de los pájaros. En una palabra, un día nada apropiado para el luto."


Máshber significa crisis en hebreo, el término sirve como núcleo conceptual a las casi mil páginas en las que Der Nister recorre en un contexto político-social focalizado en los destinos de los hermanos Mashber las visicitudes de una época.

"Describimos aquí los sucesos acaecidos en los años setenta del siglo pasado, los años inmediatamente posteriores a la revolución polaca de 1863"

El relato comienza con la descripción de la ciudad de N. y de la precariedad en la que se ve sumida después del levantamiento polaco contra la Rusia zarista. El deseo de garantizarse una subsistencia digna dificultada por la escasez se manifiesta en las primeras páginas en las que se describe la vida diaria del mercado, centro geográfico de la ciudad.

Apartados de este ambiente viven los Mashber, con cierta holgura económica y estabilidad social que no los eximirá de sus propias crisis personales. De nada sirve entrar en pormenores sobre la miríada de personajes que componen el relato. Nos centraremos en los hermanos Mashber, primero en Moyshe, el pragmático, un próspero hombre de negocios que por avatares del destino se ve en bancarrota y con su vida demolida; Luzzi, el espiritual, siempre en busca de una respuesta divina que lo redima a la que poder acogerse para sentirse parte de algo y dar sentido a su existencia y Alter, el hermano menor, aquejado de una extraña enfermedad que lo mantiene recluso en una buhardilla que solo abandona cuando la lucidez da muestras intermitentes de la excepcional inteligencia que una vez poseyó, momentos en los cuales intentará fraguarse una vida mediante un propósito que acabará en frustración. A los hermanos se une el enigmático Sruli Gol, un vagabundo blasfemo, desdeñoso e impredecible que oculta un secreto y que jugará un papel importante en el destino de los hermanos y de la comunidad.

Así pues, tenemos tres tipos de crisis personalizadas en cada uno de los hermanos en las que la inexorabilidad del destino arrastrará hacia el caos en un relato considerado como obra cumbre de la literatura yiddish, escrita al estilo ruso de la época y comparada con frecuencia con la obra de Dostoyevski aunque fuertemente marcada por un carácter judío que se revela en al descripción de ritos, costumbres y tradiciones étnicas.

Unas palabras sobre el autor
Chagall en el centro justo delante de Der Nister
Der Nister, "el oculto" en yiddish, es el pseudónimo de Pinkhas Kahanovits, un excelente autor modernista que no corrió la misma suerte que su gran amigo, el pintor Marc Chagall. Fue detenido por la KGB y enviado a un gulag y sí bien no fue ejecutado en La Noche de los Poetas Asesinados, como varios intelectuales judíos de la época, pereció a causa de los trabajos forzados a los que fue sometido. Fue detenido en presencia de su esposa por unos agentes que pretendían confiscar su obra. Su respuesta fue "¿Por qué están tan enfadados? Les estaba esperando" Son muy recomendables los relatos del autor así como el libro de Dara Horn "The World to Come" en el que la autora americana dedica gran parte del texto a los detalles biográficos de Der Nister.






La obra inconclusa de Der Nister estaba concebida como una trilogía de la que se conservan los dos primeros libros; el tercero nunca pudo ser rescatado. A diferencia de otros relatos del autor, La familia Mashber comienza siendo una narración realista muy depurada, a medida que vamos adentrándonos en la historia se deja ver el genial Der Nister modernista y simbolista de los relatos en episodios puntuales en los que las revelaciones oníricas y hechos insólitos extraen al lector del hilo testimonial que prima en la obra. Sé que muchos preguntarán si merece la pena leer los dos tomos a falta del tercero; la respuesta es sí. Der Nister no deja un final abierto sino una promesa de continuación que desgraciadamente no ha visto la luz. Poco más que añadir más que es uno de mis libros de cabecera además de un testimonio veraz y fehaciente de un mundo desaparecido que, a pesar de su extinción, sigue ejerciendo como simiente de mucha de la actual literatura yiddish y judeo-americana.

lunes, 29 de septiembre de 2014

Este mes he... #septiembre 2014

...disfrutado de lo que supone para mí la rentrée. Parece que han quedado atrás los vahos del estío y que podemos respirar con más fluidez. Y es que nunca me gustó el verano, al contrario de todas esas criaturas que hibernan yo entro en letargo absoluto cuando la canícula acecha en las calles. Siento si la entrada es algo escuálida pero la falta de tiempo no me permite nutrirla como se debe...


....he releído

El lobo estepario, de Herman Hesse (5/5)

No detallo mucho más, habrá reseña











La familia Mashber, de Der Nister (5/5)

Ídem, publicaré la reseña en breve











He leído en compañía de Mientras Leo

10:04, de Ben Lerner (5/5)

Que sí, que ya lo sé, que Leaving the Atocha Station no os gustó aunque lo recomendara hasta la saciedad, que muchos no me lo perdonaréis pero a mi Lerner me gusta y este libro me ha parecido incluso mejor que el anterior. Es un perfecto experimento de metaficción casi autobiográfica. Os adelanto ya que será uno de los libros que aparecerán en mi lista de mejores del año. Estoy deseando que lo traduzcan para poder reseñarlo y ver qué os parece... igual me dais la razón






La fiesta de la insignificancia, de Milan Kundera (3/5)

Lo reseñaré en breve, increíble cómo un libro tan breve puede decir tanto para muchos y menos para aún más, miedo me da de la extensión de la reseña....










....he leído y me he indignado

porque tres de los mejores libros que he leído este mes NO están traducidos al español

The World to Come, de Dara Horn (5/5)


Mezcla de trama actual con relatos pasados y cuentos del folklore judío junto a un misterio que involucra un cuadro que parece ideado por la mismísima Donna Tartt, aunque este libro es anterior a El jilguero, Dara Horn mezcla géneros en un relato que apela a todo tipo de sentimientos, hay amor, soledad, iniciación y thriller. Uno de mis favoritos.






Noggin, de John Corey Whaley (5/5)

Travis estaba vivo pero ya no lo está.... más tarde está vivo otra vez. La historia de un joven con una enfermedad terminal que se somete a la criogenización de su cabeza por si algún día existe la posibilidad de transplantarla a otro cuerpo... ese día llega antes de lo que todos esperan y tanto él, como su familia y amigos tendrán que aprender a vivir con la cabeza de Travis sustentada por el cuerpo de otro. ¡Magnífico!





Where things come back, de John Corey Whaley (5/5)

Un adolescente inteligente y que da por sentado mucho de la vida a sus diecisiete años ve su vida con cierto escepticismo, un extraño científico llega a la pequeña localidad en la que habita para buscar un raro especimen de pájaro carpintero. Mientras todo el pueblo se centra en este hecho, el protagonista se ocupará de hechos más trascendentales como su iniciación amorosa, la búsqueda de un significado a su propia vida y la de su propio sitio en el mundo pero algo insólito que involucra a su hermano gemelo ocurrirá colocando a nuestro protagonista en el lugar equivocado...




Y también he releído Stone Junction, de Jim Dodge, El alienista de Machado de Assís y he leído  Los mutilados de Hermann Ungar, de todos habrá reseña... algún día


He visto

Solo una película.... en fin


Coherence, de James Ward Byrkit (5/5)

Ya lo dice el reclamo... "una de las mejores películas de ciencia ficción de los últimos años" y aunque la crítica esté muy polarizada a mí me pareció magnífica.

Poco se puede desvelar de la trama si se quieren evitar spoilers. Digamos que hechos extraños empiezan a ocurrir durante el transcurso de un cometa. En una casa se reúne un grupo de amigos, un corte de luz hace salir de la casa a varios para comprobar si en el resto del vecindario se han quedado a oscuras. Pero a pesar de las apariencias ¿quién vuelve a la casa de origen? Emily, personaje central intentará desvelar el misterio de los hechos extraños que van ocurriendo. Os doy una pista: el gato de Schrödinger....


Series sí he visto alguna más.... a ver qué os parecen 

Penny Dreadful (5/5)

Serie de terror escrita por John Logan y Sam Mendes basada en el Londres de la época victoriana donde se entremezclan personajes literarios de terror, Frankenstein, Caliban, Dorian Gray, entre otros. Un grupo integrado por un pistolero, una médium y un explorador, ayudados por otros personajes, intentarán desvelar el misterio de la desaparición de Mina, hija del explorador. Durante la búsqueda harán frente a criaturas sobrenaturales e irán desvelando ciertos misterios.

¡Eva Green es grande!




The Strain, (4/5)

Sí, antes de que digáis nada... el cartel promocional fue polémico.... Más ciencia ficción y de la buena basada en la trilogía de  Guillermo del Toro y Chick Hogan. Un avión aterriza en Nueva York sin luces y al inspeccionarlo descubren que todos los pasajeros y la tripulación están muertos... o al menos es lo que piensan en un primer momento, algunos despiertan del trance y creyendo que se trata de una epidemia intentan ponerlos en cuarentena. Pronto descubrimos que no se trata de una enfermedad sino de algo más terrorífico: los contagiados se transforman en una especie de vampiros que además de alimentarse de sangre contagian su condición liberando una especie de gusano. La trama tiene lugar en el Nueva York actual y en la Alemania nazi, muy buena. ¡Corey Stoll es grande!

The Leftovers (5/5)


Un hecho insólito tiene lugar a nivel mundial. El dos por ciento de la población desaparece sin dejar rastro. Seguimos la vida de un policía que intenta seguir viviendo, nadie de su entorno ha desaparecido pero su familia se encuentra totalmente desestructurada. Su mujer se ha unido a una misteriosa secta, los Guilty Remnants, un grupo que se niega a aceptar los hechos manteniendo un voto de silencio y manifestándose ocasionalmente, lo que provoca el rechazo del resto de la comunidad. Varios misterios paralelos se irán desentrañando a medida que avanza la serie.





Outlander (5/5)

Una enfermera casada en el periodo de la II Guerra Mundial se encuentra de repente en la Escocia de 1743. Todo su empeño será volver a su era intentando llegar al lugar que la hizo viajar en el tiempo. Será obligada a casarse con un guerrero escocés ... todo parece apuntar que nuestra protagonista se debatirá entre dos amores y que la trama irá desvelando cómo y por qué viajó en el tiempo además de algunos misterios algo inquietantes.

¡Caitriona Balfe y Sam Heughan son grandes!









...he escuchado

En bucle el disco de Hozier, músico irlandés que acaba de publicar un disco del mismo nombre y cuyo tema central Take me to church puso fin a un episodio de The Leftovers. Músico comprometido y reivindicativo con mucho talento.


Y esto NO es todo, es solo parte pero no da tiempo de más. El mes que viene prometo más y mejor. Pasad buen mes de octubre y un abrazo a todos :)

lunes, 22 de septiembre de 2014

En medio de ninguna parte, de J.M. Coetzee

"Soy un agujero llorando por ser completado"

"Demasiada tristeza, demasiada soledad hacen del ser humano un animal, estoy perdiendo toda perspectiva humana"

"Soy una consciencia intranquila pero soy mucho más que eso. Cuando todas las luces se apagan sonrío en la oscuridad. Mis dientes brillan aunque nadie pueda creerlo"

"DESERTA MI OFRA--ELECTAS ELEMENTARIAS--DOMINE O SCLAVA--FEMM O FILIA... MA SEMPRE HA DESIDER--LA MEDIA ENTRE--

"Me atraganto con una dieta de universales. Moriré antes de llegar a la verdad. Quiero la verdad, por supuesto, pero deseo la finalidad más incluso"






Magda vive en una granja con su padre en medio del desierto sudafricano. Los años le van cayendo encima, algo que no parece perturbar su rutina de deberes del hogar, prolongadas siestas y reflexión contemplativa a los alrededores si no fuera porque no hay nada ni nadie en quilómetros a la redonda más que los sirvientes de sus padres, sino fuera porque a veces centellea dentro de ella misma el pesar de la soledad y la alienación personal. Su padre es el baas- el amo- encarna la fuerza de carácter y la opresión que Magda encara con indiferencia sumisa dejándose arrastrar por los días sin apenas reaccionar a su entorno. Algo cambiará, de repente, algo romperá la rutina asentada desde hace años: su padre traerá al hogar a una mujer negra con la que entrablará una relación amorosa y justo ahí, en el punto medio entre la resignación absoluta y la inexistencia Magda se levantará y pasará a la acción.

Hay dos cadáveres, ¿o quizás solo uno? Heridas de bala ¿o son de hoja afilada? Críptico, como las citas elegidas, como la trama entera; no hay nada más subrepticio que los recovecos de la mente humana analizados en situaciones críticas. Magda, ya sola, tendrá que enfrentarse a sus hechos, a la carencia de dinero, a la sublevación de los sirvientes mientras objetos ¿productos de su mente? sobrevuelan la granja e intentan comunicarse con ella en una lengua que no entiende. Magda da los primeros pasos para ser la víctima convertida en verdugo de lo que la rodea y de sí misma.

Es fácil establecer paralelismos más que evidentes extrapolando la vida de Magda a la situación social sudafricana, algo recurrente en las novelas de Coetzee, es este, sin lugar a dudas, el punto de partida de la novela pero Coetzee va más allá explorando la mente humana, insinuando la locura en un lenguaje intimista, lírico, repleto de contradicciones de hechos y de palabra, de saltos en el tiempo, retrato vivo de una mente enferma que se expresa en primera persona analizando y sintiendo, luchando con la merma a su cordura en busca de una identidad, en busca de una "finalidad" más que de una "verdad. 

Muy recomendable esta segunda novela de Coetzee tanto por los temas como por la magnífica composición estilística que es: un texto repleto de acrobacias estilísitcas geniales y de un lirismo intimista y sobresaliente que actúa a base de metáforas describiendo una batalla en el fuero interno que se expande hacia una realidad social y por pura metonimia, universal.

lunes, 15 de septiembre de 2014

Canadá, de Richard Ford

"Solo se es bueno si se puede hacer el mal y se decide no hacerlo"

"Todo ocurre cuando estamos donde no debemos y el mundo se mueve hacia atrás y hacia adelante según ese principio"

"Lo que he aprendido es que se tiene una mayor probabilidad de sobrevivir si se toleran las pérdidas, si se consigue no ser  escéptico, si se conecta lo desigual con un todo que preserva lo que es bueno, incluso si lo que es bueno no es fácil de encontrar.

"Lo que hicimos, lo que no hicimos, lo que soñamos, al final, viene a ser lo mismo"






"Primero contaré lo del atraco que cometieron nuestros padres..."  Con todas las cartas sobre la mesa desde las primeras líneas da comienzo el relato de Dell, un adolescente de quince años procedente de Dakota del Norte que ve su vida transformada de la noche a la mañana cuando la policía llega a su hogar a detener a su padre y a su madre por haber atracado un banco. De la quietud y calma provista por la seguridad de un hogar en apariencia normal, Dell y su hermana gemela, Berner, de carácter e intereses opuestos, deberan aprender a lidiar con una vida sin tutela y lo harán de manera diferente. Berner seguirá sus impulsos y huirá mientras Dell se dejará arrastrar por los hechos. Seguiremos el camino de Dell.

La segunda parte del libro narra el paso de la frontera a Canadá de Dell y la insólita vida que allí le espera al cuidado de un misterioso americano con un pasado oculto y con un futuro en el que parece que Dell jugará un rol determinante, ya nos lo advierte Ford en el primer párrafo del libro "..lo de los asesinatos viene después"

El libro es una mezcla de historia de iniciación y odisea circunspecta en la que seguimos a Dell en primera persona a lo largo del pasado que conoce, de un presente turbador y de un futuro incierto. A partir de la exposición de hechos clara y directa de la primera parte, acompañamos a Dell al otro lado de la frontera en un texto que se vuelve más parco en descripciones y más rico en retazos que perfilan la personalidad del misterioso americano que lo acoge intensificando así el suspense: solo vemos lo que Dell ve, solo oímos lo que Dell oye y así se va desliando la trama hasta un clímax inesperado. En una tercera parte, más breve y separada de las otras dos por varias décadas, Dell, a través de evocaciones desencadenadas por un ultimo encuentro con quien dejó atrás volverá a su pasado en un emocionante episodio que cierra el libro con un final esplendido.

No se trata de mi primer encuentro con Ford, había leído con anterioridad El periodista deportivo y El día de la independencia; dos libro más que avalados por la crítica, sin embargo y contra todo pronóstico Canadá se ha posicionado en un lugar preferente con respecto a los dos que me hicieron conocer al autor y es sin lugar a dudas uno de mis libros favoritos del año.


lunes, 8 de septiembre de 2014

Mi lucha #1 : La muerte del padre, de Karl Ove Knausgård

"Ahora veía su cuerpo sin vida. Y no había diferencia entre lo que una vez fuera mi padre y la mesa en la que ahora yacía o entre el suelo bajo la mesa o entre la toma eléctrica bajo la ventana o entre el cable que llegaba hasta la lámpara justo a su lado. El ser humano es meramente una forma entre muchas que el mundo produce una y otra vez no solo en lo vivo sino también en lo inerte, en arena, piedra y agua. Y la muerte, que siempre consideré como la mayor dimensión de la vida, oscura, absorbente no era más que un conducto del que brota una fuga, una rama que se parte por el viento, una chaqueta que resbala de una percha y cae al suelo"

"A medida que la perspectiva sobre el mundo aumenta no sólo decrece el dolor que provoca en ti, también decrece su significado. Entender el mundo requiere que tomemos cierta distancia de él"






La polémica está servida, Karl Ove Knausgård,  escritor noruego de notable éxito, indaga sin tapujos en su existencia mediante un ejercicio de autoconocimiento que arrastra consigo a toda persona que haya entrado en contacto con él a lo largo de su vida. Las manifestaciones públicas de descontento por parte de los que alguna vez fueron allegados del escritor sirvieron como plataforma de apoyo mediático a la descomunal obra de seis tomos, que ya de por sí levantaba interés popular por su extensión. También el título elegido, Mi lucha, provocó que algunas mentes  establecieran paralelismos con el escrito de Adolf Hitler, especulando así sobre alguna similitud en ideología en contenido de los libros. Una estrategia de marketing bien llevada a cabo que sirve como perfecto reclamo pero que dista de lo que en realidad encontramos en los libros.

¿Qué hay detrás de la polémica? ¿Qué es realmente Mi lucha? Una lucha interna, un compendio de recuerdos,  emociones y vivencias que abarcan desde la infancia hasta la edad adulta relatados por un hombre común, por un hombre que, a primera vista no se diferenciaría de las personas con las que nos cruzamos a diario. En los libros no ocurre nada insólito o inesperado, son trozos de vida que se van superponiendo según los va dictando la propia memoria. El recuerdo de la muerte del padre del autor, diez años atrás, desencadena una serie de evocaciones y experiencias con el trágico evento como epicentro. Destaca sobre todo el esfuerzo manifiesto del autor por querer ahondar en su propia vida hasta el límite, recuerda a un buscador de oro que se aferra a un trozo de metal con las manos hundidas en un río de cieno, convencido de que la extracción supondrá la liberación que anhela. Así relata Knausgård, limando cada detalle para desnudarlo de adornos, exponiéndolo a la vista de todos casi buscando el consuelo en la comprensión por parte de quien mira. Mediante un intento asombroso de honestidad expone los hechos tal y como son, tal y como los recuerda sin escatimar en detalles sórdidos o la autoevaluación no siempre positiva de su alma provoca

Después de la lectura de los tres primeros tomos de los seis que componen este proyecto autobiográfico, con sentimientos bastante encontrados y a la vez con un interés que me empujaba a  devorar tomo tras tomo, tengo la impresión de que mucho de lo que se diga aquí será extensible a las reseñas de los tomos subsecuentes. La trama se torna tediosa en ocasiones y aún así es imposible parar de leer. El autor parece conseguir lo que quiere, arrastrarnos con él por su hastío existencial, hacer que nos identifiquemos con él en su búsqueda de redención mediante la confesión pública casi obsesiva en el número de detalles que se va endureciendo y haciéndose más sórdida hacia la segunda parte del libro, la que versa sobre los problemas de alcoholismo y la muerte del padre. Creo que el libro funcionó conmigo porque percibí desde el principio que el afán del autor no era otro que el de desnudarse, abrirse al mundo para conocerse y así redimirse, tomé la postura de alguien que más que lee escucha y pasé hora tras hora adherido al relato asintiendo, asumiendo la información, complementando con la mía e incluso reconociéndome en sus palabras.