lunes, 1 de octubre de 2012

Meridiano de sangre, de Cormac McCarthy

Preparándome a conciencia para una nueva lectura de McCarthy me decidí esta mañana a revisar mis impresiones sobre los libros del autor que he leído este año y me he dado cuenta de que me faltaba por reseñar Meridiano de sangre o el rojo atardecer del Oeste.

El libro abre con tres citas, dos literarias (a continuación) y una extraída de la prensa.

"Vuestras ideas son terroríficas y vuestros corazones tenues. Vuestros actos de piedad y crueldad son absurdos, entregados sin calma, como si fueran irresistibles. Finalmente, teméis a la sangre cada vez más. A la sangre y al tiempo" Paul Valéry
"No se debe creer que la vida de la oscuridad está hundida en la miseria y perdida en el pesar. No hay pesar porque el pesar es algo que se traga la muerte y la muerte y morir son la mera vida de la oscuridad"                    Jacob Boehme 

En esta ocasión McCarthy me engaño, me hizo creer que una lectura que me estaba resultando a priori bastante menos exigente que La oscuridad exterior no acabaría frustrándome y sumiéndome en una leve crisis, en gran parte, debida al epílogo con el que acaba. ¿Por qué empezar por el final? Quizás porque el prólogo que cierra la obra ha sido objeto de debates entre literatos por su mensaje críptico que se presta a tan diversas interpretaciones. Sin embargo, y a riesgo de nunca llegar a una idea clara sobre la conclusión, la obra se sustenta de por sí y es imprescindible en la trayectoria del autor.

Nos encontramos en el Oeste americano, en la época de John Joel Glanton y su banda, personaje histórico relevante en la trama que nos ayuda a situarla a mediados del siglo XIX. Un joven huérfano de madre de  unos diecisiete años, conocido como el chaval, no hay una sola alusión a su nombre, se pone en camino huyendo de su hogar en el Sur hacia el Oeste. Es testigo de una acusación pública llevada a cabo por un juez, el juez Holden, que acusa al sacerdote del pueblo de violación y zoofilia. Es el primer contacto que tiene el lector con uno de los personajes más desconcertantes de la obra. Más tarde, el chaval se involucrará en una pelea en un bar de la que saldrá vencedor y que suscitará el interés del capitán White, un supremacista americano a cuyo grupo se unirá en dirección a México, donde será encarcelado y rescatado junto a otro prisionero, Toadvine por Glanton y su banda. En el recién encontrado grupo se encuentrta Holden que participa, como el resto, en las masacres perpetradas a órdenes de Glanton. Empieza aquí el juego psicológico al que nos reta McCarthy. El juez Holden es un personaje casi místico, de sapiencia casi infinita, muy superior a la del resto del grupo, habla de moral aunque es sanguinario y despiadado en sus hazañas. Glanton es un personaje mucho más plano, violento de principio a fin, cruel en su tarea de arrancar la cabellera a indios e hispanos. La dicotomía principal la presentan Holden y el chaval llevando al lector a despreciar al primero y a empatizar con el segundo a riesgo inminente de estar completamente equivocado. Los dos personajes correrán en paralelo hasta el final llegando ambos, el chaval ya como el hombre y Holden, a un final que culminará en un hecho trágico de una sordidez insólita, como un lamento ahogado en risas desatadas.

A destacar, es siempre inevitable hacerlo, la prosa superior de McCarthy y el estilo empleado para retratar un fondo de línea violenta y sórdida hasta puntos extremos que hacen cuesta arriba la lectura. En este caso y a título personal, resalto las escenas  de violencia estática sobre las más convencionales,  la violencia que queda en el aire después de una masacre que no está, en ocasiones ni siquiera descrita, el resultado de un episodio cruel que permanece suspendido en el tiempo son, sin lugar a dudas, los efectos que me causaron mayor aprensión. La obra difiere de otras por características propias, referencias a la mística y al mundo de la magia y en la idea del destino, desvelada por unos gitanos acosados que temen por su vida al encuentro de la banda de Glanton.

Cormac McCarthy
Recomendarla, por supuesto, no sin antes advertir que la obra es dura y violenta. Cada capítulo comienza con un encabezamiento que contiene unos epígrafes que nos indican claramente lo que vamos a encontrar. El desarrollo es siempre inquietante. La obra incita al profundo análisis psicológico de los personajes, nos dejaremos llevar por lo que nos indica McCarthy y tenderemos a enjuiciar y a elaborar opiniones sobre los protagonistas que, probablemente, no se correspondan del todo con la realidad. Imprescindible en la obra global de McCarthy y un gran libro de un genio que, aunque cueste, por el motivo que sea, merece la pena no obviar.

Aquí tenéis las impresiones de Jordi @Lilvia , las de Simonita @alessqdr, las de @Atram14 y de @Manel2071

45 comentarios:

  1. Creo que ahora mismo no estoy para analizar los personajes y encontrarme con lo que este libro ofrece.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A cada lectura su momento, es de lo poco que he aprendido en este mundo de los libros :)

      Eliminar
  2. No he leído nada de este autor y este libro no lo conocía pero que transcurra en el Oeste me llama la atención, siempre he tenido ganas de leer algo ambientado ahí y puede que sea una buena forma de descubrir a este autor a pesar de que sea una historia dura y violenta
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás para comenzar no sea el más apropiado Tatty, mejor lee "La carretera" y te haces una idea antes de cómo escribe y a grosso modo de los temas que trata. Un beso :)

      Eliminar
  3. Este lo dejé abandonado (ya sabes), pero, leyendo ahora tu reseña, parece ahora mucho más sencillo de lo que pareció en su momento. Coincidimos en la grandeza de la prosa de este autor y, por ese motivo, ya estoy de nuevo perdida entre las páginas de una de sus obras. Ahora bien, por las pocas páginas que he leído, me parece que "Suttree" tiene ese mismo tono lírico que hemos encontrado en "La oscuridad exterior". Ya veremos cómo sigue. ¡Muy buena reseña! Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sé... y a mí me dejó drenado de fuerza y Jordi se sintió decepcionado, causó estragos en el grupo :)Lo pasé mal con los episodios de "violencia estática", se me hizo muy cuesta arriba, el final me desesperanzó y el epílogo ya ni te cuento. Suttree es distinto y creo yo también que ciertas partes contienen la lírica que tanto nos gustó en "La Oscuridad Exterior". Gracias y un abrazo :)

      Eliminar
    2. "Suttree" es como una brisa de aire fresco en lo que yo conocía de la obra de McCarthy. Y, aunque no creo que sea el momento para profundizar en el tema, el personaje de Harrogate me remite constantemente a la conversación que mantuvimos sobre el concepto de "inocencia".

      Eliminar
    3. Sin duda, a mí también me lo recuerda aunque es un adolescente y pronto descubrirás una nueva vertiente de Harrogate que te recordará aún más la conversación. No te digo nada :)

      Eliminar
  4. Si calificas de imprescindible la obra de Cormac McCarthy quedo un poco mal al decir que aún no leí nada del autor, ni La carretera que es la que tengo aquí apuntada, ni nada :P pero bueno, ¿alguna recomendación para empezar?. Últimamente nos pones obras muy duras y esta encima violenta, así que tengo que intercalar para despejarme.
    Un beso de lunes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues empieza con "La carretera" que es más accesible y te da una idea general. Es imprescindible para los que os gusta este género, por eso creo que La carretera te podrá ayudar a decidir si te gusta y si es imprescindible para ti o no. Te digo también que, de los que he leído, La carretera me parece el peor. El que más me gustó fue "La Oscuridad exterior" que también lo tengo reseñado. Un beso :)

      Eliminar
  5. No he leído nada de este premio Pullitzer, y por lo que nos cuentas creo que me gustaría bastante. Lo tendré en cuenta.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a por él, sufrirás y padecerás... y descubrirás que merece la pena. Un abrazo :)

      Eliminar
  6. Nos llevas a un terreno seco y valdío plagado de contrastes: con ese Gran Silencio que se rompe a tiros y gritos desgarrados, en medio de la Calma absoluta que se resquebraja en cuanto todo se inhunda de violencia extrema. Diría que con los Glanton encontraremos malos-buenos, malos-requetemalos y no faltarán momentos de impacto, también aprecio la visión mística y fatalista de los gitanos. Gracias, Yossi, añoraba el viejo Oeste ;) Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ese es el caso Mere, tenemos esa impresión de encontra buenos, malos, requetemalos pero ¿estamos en lo cierto? ¿Acusamos sin saber? Los perfiles, como tú los indicas están. Un beso

      Eliminar
  7. Lo siento yo no estoy todavía preparada (con o sin conciencia) para leer ahora a Cormac McCarthy y menos aún con este libro, que según cuentas es muy violento. :-(

    En todo caso la reseña buena como siempre. :)


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es todo cuestión de estilo, nos adecuamos a unos más que a otros, a mí Mccarthy me parece un genio pero hay otros genios que no soporto o que no me gustan. Sigo sin tener suerte con las reseñas últimamente jajaja. Ya lo arreglaré. Muchas gracias :)

      Eliminar
  8. Una odisea en letras de oro.
    Una historia épica y fronteriza.
    El personaje del Juez Holden es sublime.
    La prosa de McCarthy eterna.
    Y el capítulo final, Jose?? lo tengo gravado a sangre en la mente. Inolvidable. Cumbre!!!!
    El entendimiento del epílogo.... admito que lo dejé por imposible. Pero como dices en la reseña, la historia se sustenta por si misma.
    Y violenta, tanto que de hecho en un momento de la lectura pasó a ser tan cotidiana que la sentía inocua...
    Uno de los mejores libros que nunca llegaré a leer.
    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es sublime pero a mí me repugnó- con o sin razón- levanté el dedo y dije j'accuse!! El capítulo final me hizo salir de casa y dar un par de carreras por lo calle, esas carcajadas, ese ambiente. Yo también dejé el prólogo por imposible. Busqué teorías y acabé leyendo sobre el ying y el yang! Decidí quedarme con la obra por la obra. Un abrazo :)

      Eliminar
  9. Todavía no estoy segura de si la prosa de McCarthy me convencería como lectora: supongo que tendré alguna de sus obras para averiguarlo. Pero la dureza que señalas en este libro no me anima a elegirlo como primera opción. 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco lo eligiría como primera opción Tizire, estaba pensando que la mayoría de los que nos hemos adentrado en el universo de McCathy lo hemos hecho con "La Carretera" aunque sea para mí el peor. Quizás sea esa la mejor opción para empezar. Un beso.

      Eliminar
  10. McCarthy puro. Yo me leí La Carretera y he adquirido ya una obra menos conocida del autor: hijo de Dios.
    Si me gusta provaré con este, por supuesto. Me encantan las historias duras que conmocionan al lector y no lo dejan indiferente.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no te pierdas este entonces. A mí em costó mucho por la violencia tan envolvente pero lo volvería/volveré a leer. Un abrazo :)

      Eliminar
  11. Pues hace poco leí otra reseña de este mismo libro, y me recomendó el chico que si no he leído mucho de él, pruebe antes con otro, y creo que voy a probar con Suttree antes (no me he apuntado porque estoy enfrascada con otro ahora mismo).Esta parece tan violento que creo que he hecho bien en leer antes el otro. Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suttree por lo poco que llevo leído es diferente, me está pasionando, ya lo discutiremos entonces cuando lo lea. Meridiano sí es violento, Suttree no demasiado, por lo menos por ahora. Puede que sea la mejor opción para ti entonces. Besos.

      Eliminar
  12. Creo que es de esos libros que uno no olvidará nunca. Imágenes permanentes en nuestra memoria...y por suerte compartida con ustedes. Lo recomendaste con mucho cuidado jaja!!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. M etengo que reír otra vez con el comentario Aless jajajaj. y ¿qué te voy a decir si lo leímos juntos? Nunca lo olvidaré, menos que nada ese final, tengo una facilidad increíble para crear imágenes de lo que leo y la que tengo del final del libro me acompañará siempre. Un beso :)

      Eliminar
  13. Me encanta este autor!!
    Tengo pendiente este libro todavía, a ver si retomo =)

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también, uno de mis mayores ídolos Shorby. Ya me contarás qué vas leyendo de él. Besos.

      Eliminar
  14. Y conocí la Carretera y acabé siguiéndola hasta el salvaje oeste de Meridiano de Sangre. Y cómo es el oeste donde no faltan indios y vaqueros. Creo que por esta novela empecé a recordar con más cariño las balas que doblaban esquinas en las novelas de Marcial Lafuente Estefanía.
    El chaval y el juez en una suerte de duelo anunciado mientras dura su viaje, tanto físico como interior en el crecimiento del protagonista. Decía un autor bastante afamado y al que admiro mucho, que todo niño o joven está condenado a ser destruído, se refería evidentemente al camino que lo lleva a ser adulto. Y McCarthy eligió la forma más violenta de llegar a ser hombre. Sea quien sea ese chaval sin nombre.
    Un gran libro y una reseña magnífica
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casi todos empezamos en esa carretera y hoy por hoy estoy felicísimo de haber seguido recorriéndola. Uno de mis autores favoritos sin duda. Un duelo que dura treinta años con un desenlace amargo e inolvidable por sórdido. Muchas gracias por ese comentario magnífico como siempre y por esa cita que encaja con precisión milimétrica. Un beso :)

      Eliminar
    2. Me ruborizas! Es fácil comentar cuando compartes gustos :)
      Bendito café

      Eliminar
    3. Compatimos gustos muy específicos además, te lo comenté... pienso que es generacional aunque tiene que haber una razón de mayor fuerza que se me escape jejej. Bendito café, sí. Un beso :)

      Eliminar
  15. Veo que McCarthy es uno de tus fuertes. Yo por ahora me alejo de este tipo de lecturas. Ya vendrán otras épocas, que esto va por fases, ya sabes.
    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uno de mis autores preferidos, sin duda. A cada libro su momento, no puedo estra más de acuerdo contigo. Un beso :)

      Eliminar
  16. Buena reseña, como siempre ;)
    Esta novela (como todas las que he leído de McCarthy hasta ahora) me obligó a reflexionar cuando la terminé. Mucho más que mientras iba leyendo. Con el tiempo sus novelas me gustan más; disfruto del recuerdo. Ya sabes que mientras van surgiendo preguntas en el debate post-lectura, también aparecen cambios de idea sobre personajes, trama, intenciones del autor...
    Por eso, aunque pensé que no volvería a él en mucho tiempo, me he apuntado a Suttree. Por eso y por la compañia en la conjunta. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comparto eso contigo: pienso después, se queda en la mente y no se va. Terminamos todos algo tocados con este libro, sería el debate, la genialidad de McCarthy o lo mucho que lo "padecemos" en compañía lo que me lleva a seguir leyéndolo y me gustaría leerlo todo, sin dejar ni uno atrás. Muchas gracias y un abrazo :)

      Eliminar
  17. Este libro es el más famoso de él hasta la carretera, espero leerlo, tengo casi todos sus libros, me faltan creo comprar dos, y a ver cuando los leo, cuando siento el entusiasmo que depara me contagio, como leyéndote he sentido. Me gusta esa dureza que propone y esa dificultad, leer fácil no es divertido, sino algo sustancial. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inevitable expresar el entusiasmo, Mario, es uno de mis autores preferidos aunque me queda mucho por leer. A ver si coincidimos en una lectura. No puedo estra más de acuerdo contigo, leer fácil no es divertido. Un abrazo.

      Eliminar
  18. Tengo que animarme a retomar al autor, La carretera y No es país para viejos me gustaron mucho, pero con La oscuridad exterior me atasqué y ahí sigue sin terminar, tengo que terminarlo y leer más cosas suyas, aunque sea duro, aunque cueste, es una autor de primera. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí "La oscuridad exterior" es el mejor hasta ahora pero Carol, depende de tantas cosas... del momento que elijas y de lo que te apetezca. Yo creo que te gustará cuando lo retomes, para mí McCarthy crea cierto tipo de dependencia, termino destrozado pero quiero seguir leyendo. Un abrazo :)

      Eliminar
  19. Yo no leí nada de ester autor pero me parece que esta novela es muy atractiva.
    Un beso May R Ayamonte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que te guste si te decides a leerla. Un beso :)

      Eliminar
  20. De McCarthy no leí nada, pero al ver que es el autor de La carretera y No es un país para viejos -cuya película sí vi- creo que se merece una lectura. Esta que hoy nos traes, aunque sea dura, al igual que la que reseñaste del Premio Nobel sudafricano, creo que me la voy a apuntar. Veo que McCarthy tiene sus incondicionales, por algo será. Un abrazo, Paco.

    ResponderEliminar
  21. Si me preguntas te diré que sí :) pero no seré del todo objetivo. Es uno d emis autores favoritos. Sólo he visto una adaptación de su obra al cine... y ha sido La Carretera. Preferí el libro. Un abrazo, Paco

    ResponderEliminar
  22. De McCarthy solo he leído La carretera y No es país para viejos. Ambos libros me gustaron e impactaron a partes iguales. La prosa del autor es poderosa, de eso no hay duda. Claramente repetiré con el autor.
    Por cierto, ¡me encanta la portada que seleccionaste! ¿Qué editorial es?

    ResponderEliminar